El antiguo pero delicioso Pisto Manchego

A este plato también se le puede llamar solo “pisto”, pertenece al grupo de platos típicos que podemos encontrar dentro de España y de manera especial, en las tierras manchegas específicamente, aunque existen otras variantes creadas en otras partes del pais.

Dicho plato consta de un sofrito de verduras donde su presentación más básica demuestra que contiene productos como el calabacín, el pimiento verde, la cebolla y el tomate.

Inicialmente este plato era preparado por los campesinos que se encontraban en los territorios de La Mancha al aire libre, haciendo uso de los productos que se generaban en la huerta, y a los cuales tenían un fácil acceso.

Para preparar este plato la receta original contiene los pimientos verdes y rojos, los tomates y un poco de calabacín. En cuanto a las verduras empleadas en la preparación del pisto, estas suelen variar mucho, principalmente dependen de la zona donde se prepara, en la cual se toma en cuenta la temporada en la que se encuentran.

De igual forma, también influyen los gustos de la zona, entre otros aspectos. Ahora bien, algo que no puede faltar en su preparación son el tomate y el pimiento, además es algo frecuente que se le coloque cebolla y ajo.

Un plato obligado en tu paso por el territorio Manchego

Si hay que hablar de un plato tradicional manchego, el pisto es el indicado. Para prepararlo, lo más recomendable es que se realice tomando en cuenta el siguiente orden, primero se coloca la cebolla y el pimiento, luego cuando ablandan entra el calabacín y por último, se colocan los tomates.

El calabacín puede llegar a ser sustituido por la berenjena, pero al hacer esto el pisto sufre un cambio y solo por utilizar la berenjena ya no será pisto, ahora estarás preparando un “Ratatouille” aunque también le dicen simplemente, pisto con berenjenas.

Se puede decir también que, dentro de La Mancha en algunos lugares se le añade al Pisto, el ajo machacado junto al comino, generando en el plato un sabor muy característico. Otro producto que también puede hacer parte de esta receta es el lomo de cerdo frito picado en trocitos, transformando al pisto en un plato completo.

Por otro lado, al momento de servirse puede hacer cuando este frío o caliente, depende de la costumbre que se tenga, pero lo común es que se sirva junto con huevos fritos o también, con algún tipo de embutido. En relación a esto las longanizas son las que se suelen ver más con dicho plato.

También se puede ver como en ocasiones el Pisto es servido como tapa, y sobre pedacitos de jamón serrano. Ese plato se ve más cuando nos encontramos en periodo de verano que en invierno, debido a los ingredientes que requiere y la estacionalidad de los mismos.

Para comprender un poco más la llegada o aparición del pisto, podemos señalar que, El gran Zizyag, para el año 206 de la Hégira, 822 de nuestra era, quien provenía de Bagdad, logró impregnar a la comunidad de España de nuevas costumbres.

Fue él quien introdujo en España la receta que se llegó a servir en la boda celebrada para la princesa Al-Buran con el califa Abbasi Al-Ma’mün, hijo de Harum-al-Rasid, califa de Las Mil y Una Noches.

Dicho plato recibió el nombre de al-burmayya, para rendir honor a esta princesa. Luego el plato logró llegar hasta nuestros días conociéndose con el nombre inicial de “alboronía”, el cual se preparaba con una fritura que estaba compuesta de berenjenas, calabacines, cebolla y membrillo.

Luego llega el siglo XVI y el membrillo es sustituido por productos como el tomate y el pimiento. De esta manera tenía lugar el nacimiento del pisto, siendo el pisto manchego el que más reconocimiento obtuvo.

La alboronía o pisto como lo conocemos en la actualidad, se llegó a convertir en un plato muy apreciado dentro del territorio de Andalucía y, al igual que ocurría en la época mozárabe, era algo muy usual ver este plato en la bodas así como, en los grandes eventos y celebraciones que se daban lugar en esos tiempos, esto indica la importancia que el Pisto tenía.

Luego con el pasar de los tiempos este plato de Andalucía migró a otras tierras españolas que, con el pasar del tiempo le dieron el nombre que hoy día seguimos utilizando: “el pisto”.

Muchos apoyan el hecho de que la alboronía es la gran precursora del pisto, no solo del pisto manchego que es el más conocido y emblemático, también del madrileño, el bilbaíno, el tumbet mallorquín o el catalán, al cual le dan el nombre de xanfaina.

Lo cierto es que, es un plato de muy buen sabor, que ciertamente hay que probar en todas sus versiones. Sin embargo, te reiteramos que, el pisto manchego no puede quedar por fuera de tus opciones culinarias en tu paso por el territorio de La Mancha.

No Comments

Post A Comment