El Morteruelo una delicia de Castilla, La Mancha | JESPEP
1710
post-template-default,single,single-post,postid-1710,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El Morteruelo una delicia de Castilla, La Mancha

Cuando se llega a las tierras manchegas no solo se podrá disfrutar de un viaje lleno de maravillas literarias, sino que también resalta en gran medida, por supuesto, la gastronomía de Castilla, La Mancha, la cual se compone de costumbres culinarias que bien merecen la pena conocer.

Este lugar nos ofrece una cocina al más puro estilo pastoril, humilde y caprichoso. Aquí muy seguramente te costará un poco elegir entre su variedad de platos y recetas. Ahora vamos a pasearnos por algunas especialidades dentro de la cocina manchega que son una verdadera delicia.

El sabroso queso manchego, las berenjenas de Almagro, el gazpacho manchego, el arroz con liebre y así, una gran lista de platos con tradición manchega y sin duda, un exquisito sabor.

Pero en esta oportunidad queremos que centres tu atención en un plato específico y especial, se trata del Morteruelo, un plato típico y clásico dentro de la Provincia de Cuenca.

Algo que disfrutan quienes viven en Cuenca es la degustación de este delicioso manjar que se conoce desde tiempos remotos. Este tradicional plato manchego se le ve muy arraigado a la historia de Cuenca, en donde incluso se pueden encontrar referencias sobre el mismo que datan del siglo XI.

El particular nombre que lleva este plato proviene del utensilio que se necesita para su elaboración, que es el mortero. El resultado final de su preparación viene a ser una pasta que algunos consideran ser la antecesora de lo que hoy en día conocemos como pates.

Se le ha llamado y visto como el plato de pastores, ya que sus ingredientes hacen que adquiera un carácter rotundo, lo que viene a ser efectivo durante el frio invierno que se da en la meseta. Sin embargo, hoy en día este plato se ha logrado convertir en toda una exquisitez que suele verse servida como tapa.

Conociendo más de cerca el Morteruelo

Este plato en compañía de los zarajos y el ajoarriero, viene a ser uno de los más conocidos dentro de la gastronomía de Cuenca. Se prepara utilizando como ingredientes, al hígado de cerdo y carnes de caza menor.

Todo este conjunto es aderezado con especias y pan rallado. No se encontrará una receta específica que regle la preparación del Morteruelo, esto hace que la preparación y el resultado final varíen, todo va a depender del lugar donde lo comas. Es decir, del lugar donde se prepare y el tipo de receta utilizada para su elaboración.

Las cantidades y los ingredientes que se utilizan para hacer el Morteruelo pueden ser modificadas. Con respecto a las carnes que se eligen para este plato son de cerdo: utilizando el hígado, la papada y jamón, se puede usar también carne de gallina, perdiz, liebre o conejo.

Y en cuanto a las especias que se utilizan para la preparación de este plato se dispone de pimienta, clavo, canela, alcaravea y pimentón. Esta particular receta tiene sus orígenes dentro de la cocina tradicional en los ambientes rurales de Antaño.

En aquellos tiempos era una comida imprescindible que ayudaba a soportar eso duros inviernos, sobre todo, en las tierras de la serranía de Cuenca. Era común entonces, ver que los pastores prepararán este plato para así, aguantar sus largas y frías jornadas de trabajo.

Pasaron los años y se ha visto como este sencillo y humilde plato se ha convertido en una comida muy solicitada en una gran cantidad de restaurantes de la provincia. Así como, en lugares en donde las personas pueden disfrutar de las ya mundialmente conocidas tapas.

Cómo se logra obtener el Morteruelo

Básicamente, la elaboración de este plato se resume en la mezcla que se hace entre el hígado de cerdo y la carne de caza. El hígado es rehogado en aceite y ajo, luego se procede a cocinar y se le añaden las especias así como, el pan rallado y el resto de carnes que se utilizan.

Esto se deja cocer y luego todas las carnes son deshechas y desmenuzadas en el mortero. Se fríe un ajo y se mezcla junto con el resultado de la acción anteriormente nombrada, añadiéndole a esto pimentón y más especias. Luego todo es revuelto junto con el caldo de la cocción de manera que se logre una pasta.

Como nota extra, si la persona que está preparando el Morteruelo lo desea, puede pasar todo esto por la batidora, para su presentación está bien adornar el plato con picatostes. Y aunque tenga la apariencia de un paté, a diferencia de este el Morteruelo se debe servir bien caliente.

Si ya lo conocías pues, ya sabes de qué hemos estado hablando y seguramente habrás recordado cuando has experimentado su delicioso sabor. Si por el contrario, estás informándote por primera vez sobre esta delicia, te invitamos entonces a probar este interesante plato típico de la gastronomía Manchega, específicamente de Cuenca.

Así que, si vez ahora en un bar o restaurante al Morteruelo dentro del menú, no dudes en pedir una ración y ¡a disfrutar!

No Comments

Post A Comment