Las gachas manchegas, parte de la cultura gastronómica de Castilla La Mancha

Cuando estamos en presencia de la cocina que se desarrolla en Castilla La Mancha se puede apreciar que es una cocina que nos muestra un reflejo de sus paisajes, montes y campos, siendo así, un tipo de cocina de estilo fuerte. Igualmente se observa que, la comida típica de esta región presenta ingredientes básicos muy variados.

Castilla La Mancha nos ofrece una cocina casera, con orígenes rurales así como, pastoriles, en donde las tradiciones y costumbres culinarias de estas tierras resaltan y a su vez, demuestra influencias de Andalucía y Extremadura.

Muchos de los productos manchegos poseen denominación de origen y representan muy bien a esta comunidad española y a la misma España en sí, ante el mundo. Te invitamos entonces a descubrir lo mejor que la gastronomía de esta parte del pais tiene dentro de sus recetarios.

Puedes comenzar con un plato particular como lo son las gachas manchegas, una receta que te invitamos a conocer aquí con nosotros y luego, ciertamente debes de probar si aún no has tenido la oportunidad.

Gachas manchegas un plato que trascendió de los campos a todas partes de España

La verdad es que es un plato especial, todo un matahambres muy sabroso y totalmente natural. Con las gachas tenemos un plato con pura sangre manchega, pero la sencillez que posee le permite ser visto en otras regiones españolas tales como, las tierras de Andalucía o de Valencia.

Traspasando también las fronteras nacionales hasta verse incluso en “Rusia” con la diferencia clara de que en dicho país, no son llamadas gachas manchegas, pero si observamos el plato, viene a ser prácticamente el mismo que podemos ver en nuestras tierras manchegas.

Las gachas se describen como un plato de pastores, proveniente de gente humilde que sabe muy bien cómo sacar provecho de lo que pueden encontrar dentro de su alacena.

Esta receta es deliciosa y también, muy económico de elaborar. Además, con tan solo una poca cantidad que se sirva bastará para que la persona quede satisfecha, pues la verdad es que llena mucho.

Su aporte calórico es bien considerable, es por eso que una vez que se ha comido lo mejor es dirigirse al campo a dar un buen paseo.

Totalmente tradicional de Castilla La Mancha y como ya se dijo, humilde y sencillo. Los pastores lo consumían en esos fríos días de invierno, para esos tiempos las gachas se comían solas, con la ayuda de una cuchara o simplemente mojando un trozo de pan directamente en la sartén de donde se habían preparado.

En la actualidad, se puede ver que acompañan a este plato con panceta, chorizo o morcilla. La receta señala que se prepara además, utilizando la harina de almortas la cual en cierto tiempo era difícil de conseguir. Ahora se puede encontrar en la gran mayoría de supermercados, lo cual facilita aún más la preparación de dicho plato.

En algunos lugares al preparar este plato manchego se ve como lo acompañan bien sea con setas o con patatas, las cuales son cocidas o fritas. De igual modo, se puede apreciar que en época de matanza, productos como el hígado y las bofes de cerdo sirven como acompañante de este delicioso plato manchego.

Ciertamente, existen algunas versiones de las gachas que se desarrollan en otras regiones en donde se puede ver que los ingredientes varían así como la preparación del plato, pero siempre generando un delicioso sabor.

Ejemplo de esto, podemos resaltar las gachas en La Mancha, en esta zona puede verse como se acompaña este delicioso plato con patatas, ya sean fritas o asadas e incluso, agregando setas. Pero debemos decir que en este caso, ya no se hablaría de gachas manchegas como tal, sino que ya estaríamos en presencia del zarangullo.

Por otro lado, tenemos las gachas en la Serranía de Cuenca, aquí podemos encontrar una variante del plato que depende mucho del hecho de si nos encontramos o no, en la época de matanza. De ser este el caso, se acompaña ya se mencionó, con hígado y bofes de cerdo cocido o frito junto con el tocino.

Todo esto puede verse dentro de un delicioso guiso que combinará perfectamente con las típicas gachas manchegas que hemos descrito anteriormente.

En algunos casos incluso, también se puede observar que al plato le añaden guindillas picantes o pepinillos. Por todos estos detalles es que es importante resaltar que es un plato con distintas variantes.

Pero sin importar cuál sea el tipo de este plato que se nos presente, lo que debe hacerse es saborearlo y disfrutarlo pues, es sin dudas, una de las preparaciones más populares dentro de España.

No Comments

Post A Comment